Sumó a Zamora, Peppo, Arcioni y un enviado de Misiones a una reunión de campaña en sus oficinas de San Telmo.

Alberto Fernández se reunió este miércoles con 12 gobernadores en sus oficinas del barrio porteño de San Telmo. El gesto de apoyo fue importante, porque además de los gobernadores que cerraron con el kirchnerismo hubo otros tres que irán con boleta corta en sus provincias.

El candidato del Frente de Todos aceleró el inicio de su campaña. Después del encuentro con los gobernadores, se dirigió al senado a una cumbre con el bloque del PJ que comanda el cordobés Carlos Caserio. Un día antes almorzó con Axel Kicillof, cerró un plenario del Frente Renovador con Sergio Massa y cenó con el gobernador electo de Santa Fe, Omar Perotti.

La reunión con los gobernadores fue para «analizar la situación del país», aunque en el entorno de Fernández enseguida leyeron como un gesto de apoyo la participación de todos los que se acercaron al encuentro.

Participaron el pampeano Carlos Verna, que llegó con el gobernador electo Sergio Ziliotto, y el tucumano Juan Manzur, entre los primeros en salir a apoyar públicamente a Fernández. La lista la completaron Sergio Casas (La Rioja), Gildo Insfrán (Formosa), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Lucía Corpacci (Catamarca), Mariano Arcioni (Chubut), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Domingo Peppo (Chaco), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Sergio Uñac (San Juan).

Entre las provincias que marcaron asistencia hubo tres casos de especial atención. Por un lado, que en medio de los gobernadores se vio al diputado Jorge Franco, que responde al misionero Carlos Rovira. El dato es clave porque en esa provincia Oscar Herrera Ahuad irá con boleta corta, pero hace unos días recibió a Fernández y con la presencia del enviado a la cumbre quedó sellado el acercamiento al kirchnerismo.

También fue importante la presencia de Peppo, que pese a su enojo con Cristina Kirchner porque lo obligan a llevar la boleta corta en su provincia para beneficiar a Jorge «Coqui» Capitanich, ratificó el apoyo a Alberto.

Otro caso particular fue el de Zamora. El primer radical K hizo una jugada astuta en su provincia con dos listas de senadores que le garantizarían tres bancas, dos por la mayoría y una por la minoría. La boleta corta de su Frente Cívico la liderará su esposa Claudia Zamora, diputada nacional y ultracristinista declarada; seguida por su vicegobernador, José Emilio Neder. Por el Frente de Todos buscará la reelección Gerardo Montenegro, dirigente de UPCN y leal al gobernador, tanto o más que la segunda de esa boleta, Ada Iturrez de Capellini, también senadora y miembro del Consejo de la Magistratura. También estuvo Arcioni, cercano a Massa, que en Chubut irá con boleta corta.

Una vez terminada la reunión, Manzur confió a los medios que Alberto les pidió a los gobernadores que lo «ayuden» y «sean parte» de la campaña, colaborando para «generar propuestas positivas hacia un futuro cercano».

«Hay que modificar la política económica actual para en cambio impulsar todo lo que tiene que ver con el desarrollo, generar puestos de trabajo, bueno, sobre esos temas giró esta primera reunión de trabajo», explicó el tucumano, que además se aclaró de remarcar que «(Miguel) Pichetto se fue con la oposición» y enfatizó: «Respetamos la decisión que adoptó pero reitero,los peronistas votamos peronistas y hoy la fórmula del peronismo en la Argentina es Alberto Fernández y Cristina».

Fuente: La Politica Online SA 2019.