Se trata del edificio de la ex Delegación de la Policía Federal, el cual funcionó como centro clandestino de detención y tortura durante la última dictadura cívico militar de nuestro país. A través de esta acción, el centro cobrará vida pública y social como Espacio para la Memoria y la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos de la Provincia.

El acontecimiento es producto la articulación entre el Ministerio de Vivienda con la Secretaría de Derechos Humanos para dotar de utilidad pública a este edificio que actualmente se encuentra en estado de abandono.

El acto se llevó a cabo este jueves al mediodía en el edificio ubicado sobre la calle Adolfo E. Dávila y contó con la presencia del secretario de Derechos Humanos Délfor Brizuela y el director de Bienes Fiscales, José Fouad Yoma, quienes concretaron el traspaso de la posesión, en cumplimiento de la Ley de Expropiación N° 9.926. Además estuvo presente el director general de Promoción de Derechos Humanos, Marcelo Acosta.

Tras el breve acto, el director de Bienes Fiscales, José Fouad Yoma, sostuvo que esta acción fue muy esperada y se trata de «una deuda de los gobiernos democráticos con la sociedad en pos de políticas que conserven la memoria colectiva», y agregó que tener presentes estas medidas, transformando estos espacios para su utilidad pública, aporta a «evitar que se repitan estos hechos nefastos para la historia de cualquier nación».

Además, Yoma hizo hincapié en las distintas actividades que reunirá el espacio y señaló que marcará un salto de calidad para la provincia en cuanto a la protección de derechos.

Por su parte, el titular de Derechos Humanos, Délfor Brizuela, agradeció a Fouad Yoma su gestión al frente de este hecho histórico para que hoy se concrete el traspaso de la posesión: «Agradecemos el empeño con el que se ha trabajado. Desde diciembre, cuando ingresó esta nueva gestión, se aceleró el proceso administrativo para culminar con esta expropiación, a pesar de la pandemia que vino luego, y por eso estamos muy agradecidos».

Brizuela detalló que el espacio albergará a distintas organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que trabajan en la protección de derechos, y además se invitará a distintos movimientos sociales y artísticos para que el espacio trascienda diversos ámbitos. «Queda un gran camino por recorrer y hay muy buenas ideas dando vuelta. Este es un manzano histórico y por eso queremos que este espacio trascienda en distintos ámbitos».

Entre los organismos confirmados que tendrán su lugar en el espacio se encuentran la Secretaría de Derechos Humanos, Archivo Provincial de la Memoria, Madres de Plaza de Mayo, Colectivo HIJOS y la Asociación de ex Presos Políticos.

Además, el secretario de Derechos Humanos adelantó que a partir de ahora la primera medida será limpiar en su totalidad el edificio y luego iniciar un plan de restauración para conservar la fachada.