El papa Francisco reveló que su salud corrió riesgo tras la intervención quirúrgica a la que se sometió hace casi dos meses y admitió que durante su convalecencia un enfermero le “salvó la vida”. Gracias a ello “estoy vivo”, contó el pontífice y cuestionó, a la vez los rumores sobre una supuesta renuncia: «Siempre que un Papa está enfermo corre brisa o huracán de cónclave».

Se trata de la primera vez que Jorge Bergoglio admite lo que durante los primeros días de julio solo fueron especulaciones y rumores periodísticos: hubo complicaciones en su salud y por su estancia en el Policlínico Gemelli, de Roma, fue más larga que lo previsto.

Por esos días, el papa argentino debió someterse a una intervención quirúrgica por una estenosis diverticular grave con signos de diverticulitis esclerosante, en la que se le extrajo una parte del colon. Estuvo diez días hospitalizado en la capital italiana y la única complicación que se habló fue de «unas décimas de fiebre» que levantó cuatro días después de la operación.

Al Papa lo salvó un enfermero

Ya recuperado de ese episodio y de regreso al pleno de sus actividades, Francisco dio detalles de esos días durante una entrevista con la radio española COPE, de la que hoy trascendieron algunos fragmentos y que será emitida íntegramente el próximo miércoles.

-¿Como se encuentra?

-Todavía vivo –respondió el Papa.

-Tengo entendido que la acción de un enfermero fue lo que le alertó –comentó el periodista Carlos Herrera.

-Me salvó la vida. Un hombre de mucha experiencia. Es la segunda vez en la vida que un enfermero me salva la vida. La primera fue en el año 57.

Bergoglio se refirió a un hecho que ya había contado antes y que ocurrió cuando era seminarista. En ese año, cuando vivía en la Argentina, padeció una neumonía muy fuerte por la que recibía un tratamiento. Fue entonces cuando una monja con conocimientos de enfermería cambió la medicación que, finalmente, dio más resultado que la recetada por los médicos.

«Huracanes de cónclave»

En la entrevista con la radio española, el Papa también se refirió a las versiones periodísticas que circularon durante su internación y que hicieron referencia a una posible renuncia al cargo por problemas de salud.

-Cuando se pone en duda la salud del papa muchos piensan o insisten en el viejo argumento de la renuncia –comentó el periodista.

-Siempre que un Papa está enfermo corre brisa o huracán de cónclave –respondió Bergoglio con ironía.

Según adelantó el entrevistador, en el encuentro con el Papa que tuvo lugar en la biblioteca de la residencia de Santa Marta también se hablaron sobre esas especulaciones y otros temas personales.

En las últimas apariciones públicas Francisco apareció totalmente recuperado, aunque en una reciente audiencia a legisladores católicos comenzó su discurso disculpándose por no poder hablar de pie porque todavía «está en el postoperatorio de su intervención».

Fuente: página 12