Teniendo en cuenta que en las PASO 2019 se utilizará por primera vez el sistema de transmisión digital de los telegramas desde las escuelas y ante la denuncia de posible alteración de los resultados desde el momento que se envían hasta que se descargan en los centros de  cómputos, la Justicia Electoral emitió una resolución en la que permite a los fiscales tomar fotografías de documentación del escrutinio siempre que no entorpezca el acto electoral.

Esta medida se toma a fin de garantizar la transparencia de los cómputos. Si bien esa fotografías no tienen valor legal, servirán de soporte y prueba en caso que haya alguna distorsión entre los números que se envían y los que llegan al Correo para el recuento definitivo.

Con respecto a esto la Resolución dice lo siguiente:

«Con relación a este último aspecto, y en atención a lo señalado por los apoderados partidarios respecto de la supuesta conversión de los archivos de imagen obtenidos a
partir del escaneo de los telegramas, la Dirección Nacional Electoral deberá asegurar que las agrupaciones políticas cuenten con los mecanismos o el acceso a la información
suficiente que permita comprobar la integridad e inalterabilidad del archivo y la trazabilidad del documento desde su escaneo hasta su puesta a disposición para la carga
por parte de los agentes responsables de esa tarea.
Que, por otra parte, y atendiendo al planteo relativo a que se les autorice a los fiscales partidarios a obtener fotografías del Acta de Escrutinio y del telegrama (previo a su retiro por el Correo Oficial), corresponde concluir que -a priori- no existe impedimento alguno para que los fiscales partidarios acreditados en cada mesa de votación
obtengan fotografías de la documentación de escrutinio de mesa; siempre que ello no altere, dificulte o demore el normal funcionamiento de la mesa de votación, y dejando a salvo que tal potestad no implica modificación alguna del procedimiento
de confección, resguardo y entrega de la referida documentación».