Las abogadas Adriana Mercado Luna, Elisa Reinoso y Viviana Reinoso, en representación de la familia Olivera, la fiscalía y las organizaciones de DDHH, presentaron un recurso de casación solicitando  la «nulidad absoluta» y reclamaron la realización de un nuevo debate con un tribunal «con otra integración a fin de que se dicte una sentencia conforme a derecho».

La casación fue pedida porque querella considera que hubo arbitrariedad en  la sentencia que absolvió al ex jefe del Ejército, Cesar Milani,  acusado por el delito de privación ilegítima de la libertad agravada y de allanamiento ilegal -ambos en carácter de autor- contra Pedro Adán Olivera.

Los querellantes fundamentaron que no cumplió con el derecho de la garantía de jueces imparciales e independientes, en que se aplicaron leyes de la dictadura para justificar el fallo y que no hubo lectura de sentencia.

La semana pasada el Tribunal Oral Federal de La Rioja respondió al pedido realizado por los querellantes, pero en una resolución en la que sólo debía resolver sobre la admisibilidad de los recursos presentados, fue más allá e hizo una revisión de su propio fallo, lo que está vedado por la Ley.

Quienes deben revisar los fallos son los jueces de la Cámara de Casación Penal, no el TOF.

Ante esta irregularidad, los querellantes presentarán un Recurso de Queja a la Cámara de Casación Penal contra los jueces Julián Falcucci y Jaime Díaz Gavier.