Estos 2 años de pandemia llevó a los trabajadores de la salud a un estado muy preocupante desde todo punto de vista; en lo psicológico, en lo físico y en lo salarial. Desde hace 6 años los profesionales de la salud vienen perdiendo poder adquisitivo de sus salarios, ya que la inflación superó largamente a los aumentos de sueldo. En el 2020 con una inflación algo más del 36 %, los trabajadores de la salud solo tuvieron un aumento de más o menos el 14 %. En el 2021, los profesionales de la salud tuvimos un aumento de alrededor del 45 % y la inflación superó levemente el 50 %, es decir, tuvimos el peor aumento salarial de toda la administración pública. Por ese motivo, el año pasado fue muy conflictivo, hicimos; caravanas de autos y motos a diferentes lugares de la ciudad, movilizaciones de trabajadores de la salud a casa de gobierno, a la residencia del gobernador, al ministerio de salud, acampes por tiempo indeterminado en hospital, numerosas concentraciones y asambleas en hospitales y centros primarios de salud, ollas populares y paros de actividades.

Si hay que reconocer que hubo una política de desprecarización de trabajadores de la salud muy importante.

En los primeros días de noviembre del año pasado el gobernador de la provincia recibe en la residencia a toda la comisión directiva de APROSLAR y al secretario general de Ser Salud. En esa reunión se habló de la situación sanitaria de la provincia y de los salarios. Planteamos la necesidad de conformar una mesa de diálogo entre el gobierno y el gremio para superar las diferencias. El gobernador acuerda y se compromete con nosotros y públicamente a conformar esa mesa de negociación, hasta conformar las paritarias en salud. La mesa estaría conformada por el ministro de salud, autoridades de hacienda, recursos humanos etc.. y nosotros. El compromiso de la primera reunión quedó determinada para fines de noviembre. Pasaron más de 3 meses y todavía no hay fecha fija, a pesar que hace 2 semanas el gremio envió una nota al gobierno para exigir el cumplimiento de lo acordado.

Ante esta situación, el gremio está visitando diferentes servicios de hospitales y centros primarios de salud, hablando con los trabajadores y profesionales para conocer y palpar la realidad, y ver las acciones que se pueden llevar adelante. Hay malestar por los recortes y limitaciones en las licencias reglamentarias, por los aumentos otorgados, por los 3 valores para una misma guardia y la falta de aumento, por la inequidad e injusticia que existe en el sistema sanitario.

El personal de salud estuvo a la altura de las circunstancias, y ningún paciente quedó sin atención en esta pandemia, a pesar de los heridos y caídos en el personal de salud. SERÁ UN AÑO MUY CONFLICTIVO SI ESTA SITUACIÓN NO SE REVIERTE.

 

LA LUCHA CONTINUA

 

ASOCIACIÓN DE PROFESIONALES DE LA SALUD DE LA PROVINCIA DE LA RIOJA (APROSLAR)

 

FEDERACIÓN SINDICAL DE PROFESIONALES DE LA SALUD DE LA REPÚBLICA ARGENTINA (FESPROSA)