A través de las redes sociales, interpretó el procesamiento firmado por Claudio Bonadio como una decisión digitada desde el Poder Ejecutivo ante el empeoramiento de la situación económica.

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuestionó su procesamiento por parte del juez Claudio Bonadio, que interpretó como una decisión digitada desde el Poder Ejecutivo ante el empeoramiento de la situación económica, y advirtió que “gobernar no es manejar los titulares de los diarios o los zócalos de los noticieros”. Desde sus cuentas en Facebook y Twitter, Cristina minimizó la marcha del sábado de apoyo al Gobierno, criticó al presidente Mauricio Macri por exigir a los trabajadores ser más “flexibles”, cuestionó las coberturas de los medios oficialistas y propuso que “alguien de la Alianza Cambiemos” le advierta a Macri que “el desastre económico y social” provocado por su gobierno “no se soluciona con montajes mediáticos-judiciales”.

La ex jefa de Estado enumeró una serie de “actos” de los últimos días para transparentar decisiones del gobierno y su estrategia de digitar titulares de diarios y canales. El sábado “una manifestación que según la Policía de la Ciudad no superó las 25.000 personas es relatada por medios y prensa adicta como una ‘masiva’ marcha de apoyo al Gobierno”, recordó. Sugirió “no pudieron mostrar ni una sola foto panorámica” para demostrarlo y la contrastó con “movilizaciones que convocaron a cientos de miles de argentinos y argentinas en rechazo a las políticas económicas y de derechos humanos de este gobierno” durante las semanas previas.

“El lunes los mismos medios anuncian el ‘relanzamiento’ de un gobierno que con sus políticas hundió la actividad económica a niveles que creíamos haber dejado en el pasado, y arrojó a millones de compatriotas a la desesperanza y la desesperación, o a la incertidumbre sobre el porvenir”, advirtió CFK. El mismo día, Macri, “en un acto público desde el Salón Blanco de la Casa Rosada, amenaza a todos los que piensan diferente a él o no hacen lo que él quiere, y a los trabajadores les exige ser más ‘flexibles’ y trabajar hasta los sábados y domingos”, resumió en lo que encuadró como “Acto III”. “No puede distinguir entre ser Presidente de un país y ser Presidente de cualquier otra cosa”, señaló sobre los discursos que Macri dio en Casa Rosada y en Boca Juniors, club del que fue presidente.

“Dependencias del Poder Ejecutivo en Comodoro Py”, ironizó para referirse a la resolución de Bonadio (“a quien Mauricio Macri no considera mafioso”) y recordó que ese juez dictó su segundo procesamiento por asociación ilícita, ahora en la causa Los Sauces. “Como la situación económica empeora, le agrega a hijos, escribanos, contadores –etcétera– y al mismo tiempo y en la misma resolución Bonadio se declara incompetente”, mostró su asombro. “¿Y con el expediente que pasó? Se lo mandó a (Julián) Ercolini, que en el 2011 ordenó el sobreseimiento en idéntica causa”, recordó.

Los últimos párrafos son advertencias para Macri y su gabinete. “Gobernar no es manejar los titulares de los diarios o los zócalos de los noticieros”, arrancó la ex presidenta. “Gestionar no es armar puestas en escena, ni tratar de golpistas a los que piensan que las políticas de este Gobierno son equivocadas. Ni perseguir judicialmente y espiar desde los organismos de inteligencia del Estado a los opositores y sus familias”, advirtió. “La gravedad de la situación que aflige a millones de compatriotas por el desastre económico y social que este Gobierno está provocando, sumado al desamparo que están sufriendo numerosas provincias argentinas inundadas, no se solucionan con montajes mediático-judiciales. Alguien debería decírselo”, concluyó.

Fuente: Página 12