Esta semana se desarrollaron en todo el territorio nacional las evaluaciones Aprender 2017. Una instancia en la que los estudiantes de escuelas públicas debían responder un amplio cuestionario con la finalidad de que el gobierno recopile información para implementar una serie de modificaciones y reformas estructurales en el ámbito educativo.

Sin embargo las características evaluativas estandarizadas y su trasfondo político ligado a la implementación de un duro ajuste en el ámbito de la educación pública detonó una serie de denuncias y reclamos en establecimientos de todo el país.

Inclusive en algunos colegios de la provincia de Buenos Aires los estudiantes llegaron al punto de organizar “tomas” en repudio a las políticas de recorte y vaciamiento de contenidos que muchos sectores docentes y estudiantiles vienen denunciando.

Otros estudiantes optaron por responder de una forma menos visible pero no por eso menos contundente a lo que consideraron una estrategia más del gobierno para justificar un avance contra su calidad educativa.

De esta forma los jóvenes hicieron explícito su desacuerdo con las Aprender 2017 evitando responder el cuestionario y reclamando justicia por la muerte de Santiago Maldonado y exigiendo la renuncia de la ministra de seguridad Patricia Bullrich.

Incluso en la sección destinada a relevar las características étnicas de los estudiantes, buscando determinar si pertenecen a una comunidad originaria en particular, un o una jóven respondió: “Les pongo ‘no sé’, por qué ‘si’ les pongo si, los matan y los desaparecen”.

Fuente: Jujuy informada