Hace apenas un par de días, te contábamos que hay un operativo de victimización sobre la figura de María Eugenia Vidal que preveía para antes de las PASO algún hecho que hiciera aparecer a la gobernadora como una luchadora incansable contra las mafias ante la opinión pública. Específicamente, nuestras fuentes hablan de un autoatentado con la espectacularidad necesaria para conmover a la ciudadanía. También te dijimos que no tenemos manera de comprobar un hecho que aún no ocurrió, pero, lo que sí está ocurriendo, es la operación mediática tendiente a ir creando el sentido. En uno de sus titulares, el diario “La Nación” ayer publicó: María Eugenia Vidal habló de su seguridad: “Sí, me puede pasar algo”. Y el copete fue:

“La gobernadora destacó que sabía desde que asumió la gobernación “que iba a pisar cayos y negocios de mucha gente”, y que eso le iba a traer problemas” (sic).

Es evidente que el “operativo victimización” está en marcha. Y también es evidente que el Diario La Nación echó a sus correctores, y/o quienes trabajan allí, tienen demasiado Miami y pocos libros leídos…

Es interesante la visión de María Eugenia Vidal sobre la renuncia del ex juez César Melazo: “Al ser consultada sobre la renuncia del juez César Melazo y requerirle una explicación sobre por qué no fue enjuiciado, Vidal argumentó: “Yo lo vería al revés, en los últimos 25 años era impensable que un juez como Melazo presente la renuncia, porque que un juez o un fiscal, con los privilegios que tienen, presenten la renuncia, es porque se sienten acorralados”. Teniendo en cuenta que algunos testimonios en la causa del asesinato de Emila Uscamayta Curi, lo ubican DENTRO de la fiesta “privada” (cobraban entrada) organizada por el asesor de campaña de la actual gobernadora “el peque” García; y que este se había asociado con alguien SENTENCIADO a 11 años de prisión por homicidio, pero que estaba libre gracias a la prisión “domiciliaria” dictada por el entonces juez Melazo, la actitud de Vidal es por lo menos, asqueante. La vida de una joven, fue segada para que su asesor se llene de plata vendiendo drogas y alcohol, en una fiesta ilegal. ¿Cómo “enfrenta” a las mafias teniendo esos asesores?¿cómo puede justificar no enjuiciar al juez porque “renunció”? Sonríe para las cámaras, pero te come el hígado en las sombras. Es una hiena.

El operativo está en marcha. También lo vemos en Clarín de hoy: Con el título “Qué tiene en la cabeza Vidal, la verdadera candidata de Cambiemos”arranca la nota diciendo: “¿Está bien que estés acá? ¿Es seguro?” La gente que el sábado a la tarde hacía cola para ver “Mi Villano Favorito 3” en el shopping de Haedo se sorprendía al ver a María Eugenia Vidal comprando pochoclos junto a sus hijos.”

Es evidente que la campaña la van a poner sobre los hombros de la Gobernadora, porque los candidatos que tienen no resisten una VTV. Y ya sabemos que a las Doña Rosa, siempre le cayeron mejor las Susanita , que las Mafaldas.

En el país real, mientras tanto, la jueza Andrea Rodríguez Mentaste ordenó el desalojo de la planta de Vicente López de la multinacional y multimillonaria empresa Pepsico, que decidió dejar a 600 familias en la calle porque Macri les permite importar las papas fritas. El ministro de trabajo provincial? Vidal? Ni figuran … El sindicalista vendelaburantes Rodolfo Daer, tampoco. Sobre el lomo de los trabajadores, la violencia estatal está moldeando la futura reforma laboral.