Me levanté pensando en una frase que me quedó marcada: “queremos que la estructura partidaria, el congreso partidario, la mesa política también tenga el 50% de mujeres”.

Estas palabras las expresó, Alejandra Oviedo, secretaria del Área de Gestión Política de la Jefatura de Gabinete, en una “Reunión Informativa Para Foros de Debate de Mujeres” que se llevó a cabo en Chilecito.

Escuché que muchas mujeres dirigentes del peronismo coincidieron en plantear la necesidad de “tener una relación de mayor igualdad” en la conducción del Partido Justicialista.

Siempre hay mujeres que marcan el camino y permiten reclamar por los derechos que aún nos faltan. Pero son muy pocas las mujeres que pudieron llegar a cargos importantes, ya que nos es difícil acceder a ellos.

El desafío de la mujer en el peronismo, en esta etapa, es poner en valor la lucha de tantas mujeres a lo largo de todos estos años.

Por lo pronto, la carta orgánica del Partido Justicialista, en ningún lado impide que sea una mujer quien presida el partido fundado que busca la Justicia Social (¿Acaso no sería justo que las mujeres estemos al frente del movimiento más popular de Argentina?).

Sé, que las estructuras de los partidos son muy rígidas, por lo que cuesta mucho hacer comprender a los hombres del justicialismo de esta paridad, de esta igualdad con las mujeres peronistas.

Por ello, la política es una lucha permanente donde cada uno tiene que pelear por sus aspiraciones. Y el argumento de la lealtad y la política es cuestionable porque cada uno defiende lo suyo a la hora de “hornear el pan”.

Con todo lo que expreso, quiero llegar a lo siguiente; hoy como mujer aspiro a que una par mía nos represente a la cabeza del partido.

Durante todo el día solo se pueden ver noticias que se relacionan a la pandemia del COVID-19, pero, para sorpresa de más de una mujer peronista, la información de esta semana sería la posibilidad de que dos ex gobernadores sean congresales del Pj.

¿Y la paridad que dijo Lito Asís que se aseguraba para este año? La Casa de Todos parece que dejó en la vereda a TODAS.

Ojalá éstos “Barones”, dirigentes políticos que están en la gestión o la dirigencia partidaria, ejecutiva, legislativa (y por qué no judicial), reconozcan con hechos el espacio que merecen las mujeres, porque pareciera que buscan perpetuarse en el poder manteniendo un control territorial y una influencia decisiva en la discusión política de la provincia.

La cuestión es que se estima que las elecciones para decidir quién va a presidir el Partido Justicialista será en noviembre, antesala segura de las legislativas 2021 para la negociación de candidaturas.

Depende de nosotras que cambie el escenario,

Y como decía Eva Perón:

“…Ha llegado la hora de la mujer que comparte una causa pública y ha muerto la hora de la mujer como valor inerte y numérico dentro de la sociedad. Ha llegado la hora de la mujer que piensa, juzga, rechaza o acepta, y ha muerto la hora de la mujer que asiste, atada e impotente, a la caprichosa elaboración política de los destinos de su país…”.

ELEUTERIA

Fuente: prensachilecito.com.ar