La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) de Chile, sancionó al proyecto minero Pascua-Lama con la clausura definitiva del rajo abierto y una sanción de $7 mil millones de pesos chilenos, por las faltas e incumplimientos, que provocaron graves perjuicios al ecosistema.

En tanto, el Ministro de Economía chileno, José Ramón Valente, visitó la comuna de Sierra Gorda en la Región de Antofagasta, para participar en la inauguración de la expansión de Minera Spence -de la compañía australiana BHP Billiton-, iniciativa que contó con el apoyo de la Oficina de Gestión de Proyectos Sustentables (GPS) dependiente de la cartera.
Spence es una mina a rajo abierto que opera en el desierto de Atacama desde 2006. El proyecto de expansión contempla una inversión de US$ 2.458 millones y generará 3.043 empleos en construcción (5 mil en el peak) y 220 en operación, lo que va en directa relación con la meta del Gobierno de reactivar la inversión para dinamizar la economía del país trasandino.
El cierre de Pascua Lama fue determinado por la sala del Primer Tribunal Ambiental ubicado en Antofagasta, por dos votos contra uno. Pascua Lama está a 150 km. de la ciudad de Vallenar, en la region de Atacama.
Según explicaron desde la Superintendencia del Medio Ambiente, el procedimiento sancionatorio contra Pascua Lama, comprendió 33 cargos, seis de ellos por infracciones gravísimas, 14 por infracciones graves y nueve por infracciones leves.
De ellos, cuatro cargos fueron absueltos debido a que no pudo determinarse su configuración con los antecedentes disponibles.
Respecto a los castigos sí aplicados, se trató de cinco incumplimientos, dos de los cuales provocaron daño ambiental irreparable, los que determinaron la sanción de clausura total y definitiva, además de diversas multas a 24 infracciones por $6.973 millones.
Cristian Franz, superintendente del Medio Ambiente, sostuvo que “dada la naturaleza y envergadura de las infracciones cometidas por la empresa, y luego de un proceso altamente complejo, tanto desde el punto de vista técnico como jurídico, y en el cual se garantizó en todo momento los derechos de todas las partes intervinientes, se ha llegado a la convicción de que la clausura total y definitiva más la imposición de una multa en dinero, es la sanción más adecuada y proporcional en este caso”.
Por su parte, el ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena, ratificó lo dicho por Franz, y agregó que “es importante tener en cuenta que todos los proyectos de inversión que se realicen en el país, tienen que cumplir irrestrictamente la normativa ambiental vigente y los que no lo hacen van a ser sancionados en proporción al daño que han causado”.
Desde Barrick en tanto, anunciaron que estudiarán “en profundidad” la sanción emanada desde la SMA, pero precisaron que esta se refirió a “eventos del pasado” y que se enmarcó “en el proceso de recalificación ordenado por el Tribunal Ambiental”.
A ello agregaron que Pascua-Lama se encuentran en “suspensión temporal parcial llevando adelante una administración responsable del proyecto“, y “estudiando una opción subterránea para disminuir sus impactos ambientales y sociales”.
En esta línea, René Muga, director ejecutivo de Barrick Chile, precisó que “la compañía ha hecho un cambio profundo en su enfoque, aprendiendo de su historia, tomando decisiones y acciones concretas así como también realizado inversiones relevantes como parte de su compromiso de cumplir sus obligaciones regulatorias y llevar adelante una administración responsable de este proyecto”.

FUENTE: nuevoeco1.wixsite.com