El martes se concretó la reunión entre la ministra de salud, Judith Díaz Bazán y el Frente Gremial de Salud, integrado por Ser Salud, APROSLAR, ATSA, SITRAP y ATE. Los representantes gremiales plantearon la necesidad del incremento en el salario y guardias, recategorización del personal de salud, el pase a planta de los trabajadores de empleo no formal, y mejores condiciones laborales. A la salida de la reunión, que los gremios calificaron de negativa, se ratificó la medida de fuerza prevista para los días 22 y 23 de mayo.

Para los representante del Frente Gremial de Salud, el encuentro con las autoridades del ministerio, fue negativa. Resaltaron la voluntad de la Ministro Díaz Bazán de escuchar los reclamos, pero a la salida declararon que: “Nos fue mal, no hay solución a los reclamos. Vamos al paro el 22 y 23, más firmes que nunca. Cuando le planteamos las necesidades salariales, nos dijo que no es de su competencia”, aseguró Roberto Carrizo de Ser Salud.

Por su parte, Achín De la Fuente, representante de ATSA, expresó que “no vemos las intenciones de mejorar la situación de los trabajadores de la salud”.

Ante el resultado adverso del encuentro, los gremios ratificaron en paro en Hospitales Públicos y Centros de Atención de Primaria de la provincia para la semana próxima. Como en las anteriores medidas de fuerza, sólo se atenderán las urgencias y a pacientes internados y no se realizarán operaciones programadas, análisis de laboratorio, ni se atenderán los consultorios exterior.