La justicia hizo lugar al pedido  de la  fiscal federal María Virginia Miguel Carmona, integrante de la Unidad de Asistencia en causas por violaciones a los derechos humanos durante el terrorismo de Estado en La Rioja, y revocó el beneficio de prisión domiciliaria al ex juez Roberto Catalán, condenado en 2016, a doce años de prisión por el encubrimiento de un homicidio y la aplicación de tormentos -contra siete víctimas- y como autor de asociación ilícita, en el marco de una causa donde también fue condenado a prisión perpetua el ex jefe del III Cuerpo del Ejército, Luciano Benjamín Menéndez.

Ayer el ex magistrado, fue trasladado por personal policial, y se están realizando los estudios correspondiente para determinar, donde será alojado. Según trascendidos, Catalán cumplirá su condena en el Servicio Penitenciario Provincial.

La revocatoria de prisión domiciliaria, fue pedida a razón que Roberto Catalán,  fue filmado en momentos en que transitaba los alrededores de su vivienda, a pesar de encontrarse cumpliendo una pena de doce años de prisión bajo la modalidad de arresto domiciliario.

De acuerdo a la presentación de la Fiscalía General, de tal circunstancia se desprende, por un lado, “que el encausado puede movilizarse sin ningún inconveniente, gozando de una salud tal que le permite, incluso en estos días de intenso calor en esta provincia, salir a la calle, caminar y desenvolverse sin ayuda o colaboración de nadie” y, por otro lado, “que ha violado la prisión domiciliaria de la que goza, no respetando las condiciones en que debe cumplirse la misma, en franca violación de la normativa aplicable”. Ayer mismo, tras tomar conocimiento, la Fiscalía adelantó al Tribunal Oral Federal de La Rioja -vía telefónica- acerca de la salida sin autorización judicial por parte del imputado, en tanto durante la jornada de hoy realizó la correspondiente presentación por escrito para que se habilite la feria, se revoque el beneficio de la prisión domiciliaria y se traslade a Roberto Catalán a un establecimiento penitenciario.