El Gobierno de La Rioja, a través de la Secretaría de Derechos Humanos y la Secretaría de la Mujer y Diversidad, junto a la Secretaría de Derechos Humanos de Nación, señalizaron este viernes 26 de noviembre, como Sitio de Memoria, la ex Correccional de Mujeres, predio donde actualmente funciona la escuela Normal, ubicada en San Nicolás de Bari Oeste esquina Julio Cesar Corzo, en el barrio San Vicente de la capital rioja.

Del acto participaron, el Secretario de Derechos Humanos de la provincia, Delfor Brizuela, la flamante diputada provincial, Lourdes Ortiz; el director Nacional de Gestión de Casos de Violencia Institucional, Emiliano Quinteros; y la directora de Sitios y Espacios de Memoria de la Secretaría de DDHH de Nación, Lorena Battistiol.

Acompañaron los fiscales  federales; María Virginia Miguel Carmona de La Rioja y de Catamarca, Rafael Vehil Ruiz; la secretaria de Planificación Educativa, Karen Navarro, en representación del Ministerio de Educación, funcionarias de la Secretaría de la Mujer y Diversidad; del Ministerio de Educación; en representación de Madres de Plaza de Mayo La Rioja,  Marcela Ledo; integrantes de la Asociación de Ex Presos Políticos; Colectivo de Hijos de ex Presos Políticos, militantes de DDHH, entre otros.

Durante la ceremonia, se homenajeó a mujeres ex presas políticas, que estuvieron detenidas y fueron torturadas en este predio que se señalizó como Sitio de Memoria.  Desde la Secretaría de la Mujer y Diversidad, como desde el Colectivo Hijos, se les entregaron reconocimientos por su lucha y valentía.

La Correccional de Mujeres formó parte de un circuito represivo junto a la delegación La Rioja de la Policía Federal, el Instituto de Rehabilitación Social (IRS), y la Unidad Penal 2 de Villa Devolto.

Estas señalizaciones símbolos de memoria, verdad y justicia, se realizan en cumplimiento de la Ley Nacional N° 26.691, y de la Ley Provincial N° 9.756. que establecen la obligatoriedad del Estado en garantizar la preservación, difusión y señalización de los ex centros clandestinos de detención y otros sitios emblemáticos del terrorismo estatal, por su valor probatorio en las causas judiciales por delitos de lesa humanidad, para la trasmisión de la memoria y como reparación para las víctimas.