Los bancarios pararán viernes, lunes y martes ante la negativa de la banca extranjera a firmar el acuerdo salarial celebrado en noviembre. Acusó al Gobierno de entrometerse en la paritaria.

El secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, explicó que la decisión de ese gremio de extender el paro a 72 horas el paro que había sido convocado para este viernes es la respuesta a la intromisión del Gobierno en la paritaria. “Si lo que querían era una guerra campal, la tienen”, afirmó.

“El 18 por ciento en cuatro cuotas de Vidal, que es a lo que quiere someter el Gobierno a todas las paritarias, no estamos dispuestos a firmarlo”, advirtió Palazzo en diálogo con el programa “Te Quiero”, por AM 750, y aseguró que la única forma de destrabar el conflicto y que el gremio levante la huelga es “que se respete el 24,5 por ciento que hemos firmado”.
Palazzo dijo que los bancarios resolvieron parar también el lunes y martes tras la ruptura del diálogo con las entidades del sector. “Habíamos avanzado fuertemente y hasta con optimismo en las negociaciones. Pero en medio de las negociaciones nos informaron que la banca internacional no estaba dispuesta a pagar”.

El líder de la Bancaria le apuntó a los bancos de capitales extranjeros y los acusó de actuar en línea con la Casa Rosada. En ese sentido señaló que no es la primera vez que la banca internacional juega a romper la negociación y recordó que la banca internacional “fue la que intentó voltear el acuerdo en diciembre”.

“La banca internacional interfiere groseramente y el Gobierno le hace caso”, agregó Palazzo, quien remarcó que “son los mismos que provocaron la crisis del 2001 cuando se fueron de la Argentina y dejaron a los clientes colgados con los depósitos”. “Parece ser que no cumplir la ley es un recurrente en esta gente”, añadió.

Frente a las críticas que le hacen y al mote de opositor que le ponen, Palazzo afirmó que “los mismos actores del poder que antes me decían que era un radical cobista porque me enfrentaba con el gobierno de Cristina, ahora me dicen que soy un radical cristinista porque me enfrento con este gobierno”. “Soy radical y sigo sosteniendo lo que sostenía Alfonsín: que la derecha para el radicalismo era Macri y por eso no abrevo en la política del partido que haya acordado con Macri”, aclaró el sindicalista y recordó su definición antes de las últimas elecciones presidenciales: “Dije que prefería seguir discutiendo el impuesto a las Ganancias con el modelo que va a representar Scioli y no discutir despidos con Macri; no es que yo sea un visionario, pero el tiempo me dio la razón.”

Fuente: Página 12