El gobernador de Jujuy, el radical, Gerardo Morales se metió en el conflicto que mantiene el Municipio de la Capital riojana, conducido por Inés Brizuela y Doria,  con  el gobierno provincial,  al acusar vía Twitter, a Ricardo Quintela de ejercer “violencia institucional”. La respuesta del mandatario riojano no se hizo esperar y tras pedirle a Morales que “se informará”, disparó: ” yo no soy violento. Yo no meto preso a nadie y menos a mujeres”, en clara alusión a la situación de Milagro Sala en Jujuy.

EL CRUCE EN TWITTER