Productores y cooperativistas protestarán durante cuatro días seguidos. Las actividades incluyen un “verdurazo” y un “asadazo”.

A partir de mañana y durante cuatro días la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Tierra se instalará en el corazón de Buenos Aires como parte de una jornada de lucha en todo el país. Miles de pequeños y medianos productores, quinteros y cooperativistas, hombres y mujeres que producen más del 60 por ciento de los alimentos que se consumen en las mesas de todo el país, volverán a acampar frente al Congreso para reclamar que se inicie de una buena vez el debate sobre la Ley de Acceso a la Tierra, un proyecto para crear créditos blandos similares al Procrear que les permita ser dueños de un lote para trabajar. El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, se comprometió la semana pasada ante dirigentes de la Mesa Agroalimentaria Argentina a restituir el monotributo social agropecuario –promesa que se hizo realidad el viernes– y a pedir al Congreso que avance con la Ley de Acceso a la Tierra.

 

La persistencia en el reclamo de quienes pretenden garantizar alimentos sanos y a precios justos combinada con la negativa de la mayor parte de la dirigencia política a tratar un proyecto que afecta los intereses de grandes grupos concentrados tienden a convertir en una nueva postal de Buenos Aires la imagen de los tractores sobre el cemento, los cajones desbordantes de frutas y verduras, y las largas colas de porteñxs frente a esos almacenes a cielo abierto. El programa de la próxima semana incluirá un “Verdurazo” el lunes al mediodía y un “Asadazo” el miércoles a las 12 (con tiras de asado a 480 pesos por kilo), entre muchas otras actividades.

El proyecto de Ley de Acceso a la Tierra se presentó en 2016 y en 2018, durante el gobierno de Cambiemos, y por tercera vez el 22 de octubre de 2020, hace un año, en una audiencia en el Congreso de la que participaron los entonces ministros de Agricultura, Luis Basterra, y de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, y la vicepresidenta del bloque de diputados del Frente de Todos, Cecilia Moreau. El presidente Alberto Fernández se había comprometido en febrero pasado a garantizar su tratamiento, que nunca se concretó. De no tratarse en el corto plazo, la iniciativa perderá estado parlamentario en marzo próximo.

“En este momento, mientras las corporaciones alimenticias quieren desabastecer y seguir hambreando al pueblo, necesitamos más que nunca medidas concretas para poder acceder al alimento a través de precios justos, y para eso es fundamental bajar y controlar los precios de la canasta alimentaria. Una de las políticas públicas reales que nosotras y nosotros proponemos es el acceso a la tierra a través de esta Ley para que las familias productoras puedan acercar alimento más económico y saludable para todos los argentinos y argentinas”, expresa Rosalía Pellegrini, una de las voceras de la UTT.

“El modelo del agronegocio representa a un campo concentrado que no alimenta, no está enfocado en el hambre del pueblo, mientras genera extraordinarias riquezas por las exportaciones”, destaca por su parte Zulma Molloja, otra de las voceras. “Si bien las exportaciones son necesarias, tenemos que promover otro modelo de un campo que alimente, somos miles de campesinos, cooperativas agrarias y pequeños y medianos productores que proponemos un modelo sustentable a través de la agroecología y la democratización de la tierra, para lograr la soberanía alimentaria en nuestro país”, destaca.

Según la UTT, sólo el 13% de la tierra de la Argentina está en manos de los pequeños productores, que producen más del 60% de los alimentos que circulan en el mercado interno, mientras que el 1% de las empresas agrarias controlan el 36% de la tierra cultivada en nuestro país. “El proyecto de ley propone un sistema de créditos blandos estilo Procrear pero para el sector rural, con el cual las familias pequeñas productoras puedan acceder a tierras para producir alimentos de un modo sustentable y habitar en una vivienda digna”, explica Lucas Tedesco, de la misma organización.

El martes 12 de octubre el ministro Domínguez recibió a referentes de las organizaciones que conforman la Mesa Agroalimentaria Nacional con el objetivo de establecer “un marco de acuerdos que permitan fortalecer el campo que alimenta”, informó la agencia Tierra Viva. El encuentro tuvo lugar en el marco de las críticas del sector al proyecto de Ley de Agroindustria y contó con la participación de referentes de la UTT, la Federación de Cooperativas Federadas (Fecofe) y el Movimiento Nacional Campesino Indígena Somos Tierra (MNCI-ST). Allí el funcionario se comprometió a reactivar al monotributo social agropecuario a costo cero, que había sido suspendido por el macrismo y que el gobierno del Frente de Todos finamente reactivó esta semana. El otro compromiso fue para impulsar el tratamiento de la Ley de Acceso a la Tierra en el Congreso.

El acampe frente al Congreso, que tuvo su último capítulo hace apenas un mes, apunta a garantizar el cumplimiento de esa promesa y se complementará con movilizaciones, verdurazo, feriazo, asadazo, panazo, un festival cultural, charlas, talleres y proyecciones. Las jornadas de lucha que comienzan mañana se realizarán también en las provincias de Buenos Aires (“verdurazo” en Tres Arroyos, Necochea y Mar del Plata, “Feriazo” en Olavarría y Miramar), Córdoba, Santa Fe, Chaco, Formosa, Entre Ríos, Corrientes (“Verdurazo” el jueves), Misiones, Santiago del Estero, Tucumán, Salta (marcha el jueves y “Feriazo” el viernes en Tartagal), Jujuy (marcha el miércoles), Mendoza, La Pampa (“Feriazo” el jueves), Neuquén, Río Negro y Chubut.