Esto sucede ahora, en el aeropuerto internacional de la capital del país trasandino.  Más de 500 argentinos varados, esperando ser repatriados en un vuelo que en principio estaba programado para el 21 de marzo, por la mañana, pero que por cuestiones ajenas, aún no han podido regresar a sus lugares de origen.