Le pedirán a Aguad una firma y un informe técnico. Sospechas por los subsidios anteriores al acuerdo.
Oscar Aguad deberá volver seguido al Congreso pero esta vez para explicar, con más detalle, el acuerdo que el Ministerio de Comunicaciones firmó el año pasado con Franco Macri para cobrar su deuda por la concesión del Correo Argentino, considerado abusivo por la fiscal Gabrielas Boquín, que la Casa Rosada empezó a vincular con el kitrchnerismo.

Es que no le será tan fácil resolver las dudas con una visita fugaz, como sugirió este jueves y gestionará la para la semana próxima.

“Si el cuerpo no decide una interpelación, el ámbito para responder es la Comisión de Comunicaciones y allí lo vamos a citar”, adelantó a LPO su presidente, el diputado de la Democracia Cristina Juan Brügge, aliado del Frente Renovador.

Con respaldo de Graciela Camaño, Brügge diseñó un listado de preguntas a Aguad que podrían dejarlo contra las cuerdas.

El massista Brügge diseñó con la ayuda de Graciela Camaño un listado de preguntas para acorralar a Aguad, cuando asista a la Comisión de Comunicaciones.
Camaño anticipó que no se conformará con una explicación rápida: “Tiene el mismo impacto que los bolsones de José López o los videos de La Rosadita. Es plata que está ahí a la vista. Estas cuestiones no pueden resolverse entre gallos y medianoches con personas nombradas transitoriamente”, anticipó este jueves.

Es que en el massismo el escándalo llegó justo al inicio de la campaña electoral de la provincia de Buenos Aires, donde el líder del Frente Renovador apuesta a captar votantes desencantados de Cambiemos para llegar a un final cerrado con el kircherismo.

La principal pregunta que le espera a Aguad es porqué razón no firmó él mismo el acuerdo con Franco Macri y lo delegó en un funcionario de menor rango.

“No hubo un acto administrativo formal que justifique el acuerdo. Ni siquiera conocemos las etapas de la negociación o los informes técnicos ni el criterio económico para definir una tasa del 7%”, agregó Brügge.
Tampoco apareció un dictamen del procurador del Tesoro, el radical Carlos Balbín, reacio a colaborar las medidas del Gobierno con su firma. Por esa conducta poco militante, Macri pensó en reemplazarlo por el abogado Gustavo Lipera, cercano a su amigo Pablo Clusellas, el secretario Legal y Técnico.

Los diputados también querrán saber porqué un acuerdo de esta magnitud no tuvo la participación del procurador del Tesoro, el radical Carlos Balbín.
El Frente Renovador también quiere convocar al 32% de los acreedores del Correo que no habían aceptado las ofertas de Franco Macri, pero el año pasado debieron hacerlo junto al Estado porque corrían el riesgo de no cobrar nunca.

Además, Aguad deberá explicar por qué durante su primer año de Gobierno multiplicó los subsidios al Correo, justo antes de condonarle un pasivo histórico.

Según el informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (Asap), en octubre de 2016 el gobierno había transferido 1.173 millones de pesos al Correo, mientras que en el mismo lapso de 2015 sólo se habían girado 232. O sea, aumentó un 406%.

Como explicó LPO, el dinero iba a manos de un viejo conocido de la familia: Jorge Irigoin, ex titular del Correo en épocas de Franco Macri y otra vez en ese lugar desde el año pasado.

Otras empresas estatales no tuvieron la misma suerte: Radio y Televisión Argentina (RTA) sólo recibió un 34% más de subsidios en el primer año de Macri, la agencia Telam 41%, todos por debajo del 42% de inflación que midió el Indec. Arsat tuvo menos suerte: en 2016, el Estado le transfirió un 90% menos de recursos, un desfinanciamiento que coincide con la política de Aguad de empujar el ingreso de operadores privados en esa área estratégica.

Fuente: La Politica Online