Conmemorando los 33 años del histórico cierre de campaña de Raúl Alfonsín, dos días antes de ganar las elecciones que lo llevaron a la Presidencia marcando el inicio de la democracia, un grupo de dirigentes, referentes y simpatizantes del radicalismo que no se sienten identificados con  la actual conducción del partido, se reunieron en para recordar los principios que marcó el gran líder de la UCR.

Con una concurrencia que superó las expectativas de los organizadores, los radicales “disidentes” dejaron en claro que  no concuerdan con las políticas que se llevan adelante desde la UCR nacional y la local que preside Inés Brizuela y Doria y cuyo principal referente es el Ministro de Defensa Julio César Martinez. Consideran que en el seno del partido se lleva adelante una serie de políticas que tienden a la exclusión y la no aceptación del disenso.

Estuvieron presentes referentes de toda la Provincia: concejales de distintos Departamentos, el ex diputado Joaquín Nieto y el diputado Erasmo Herrera (ambos de Aimogasta), el ex senador nacional Raúl Galván, la ex convencional constituyente y Presidente del Centro Comercial Irma Dueñas de Buso  entre otros importantes dirigentes.

La apertura del acto estuvo a cargo de Félix Moya, luego Irma Dueñas de Buso leyó un duro documento en el que se dejó en claro el desacuerdo con la alianza de la UCR con las políticas macristas.

También hicieron uso de la palabra Erasmo Herrera, el dirigente de Villa Unión Fabián Cortés, Raul Galván y el dirigente de la juventud Mauricio Pansa. El acto cerró con la proyección  un video de Raúl Alfonsín y  la Marcha Radical.

El documento

https://www.youtube.com/watch?v=DBJ0V18ET2s&feature=youtu.be

“Quienes decidimos autoconvocarnos para convocar estos 33 años del retorno  democracático de la mano de Raúl Alfonsín, nos sentimos radicales por convicción y seguros que nacimos con Alem e Irigoyen como una fuerza renovadora opuesta al conservadorismo, y lejos del liberalismo.

Hoy el liberalismos sigue con sus objetivos claros y firme, valiéndose  del fraude, de los golpes de Estado, de los golpes económicos, y también las oportunidades que nos brinda el voto. Fuimos quienes incorporamos a la ciudadanía a la vida democrática, seguimos convencidos que nacimos y debemos continuar siendo la opción al régimen conservador antes y liberal de hoy en día. Hay que revindicar la política como herramienta de transformación de la realidad imperante para mejorar a la mayoría por sobre las minorías, sin abandonar los principios de la libertad el progreso y la solidaridad social.

No aceptamos el eficientismo técnico que sólo pueda reducir costos y aumentar ganancias, no aceptamos el juego del liberalismo que ha comenzado a destruir el aparato productivo nacional, reduciéndonos nuevamente a ser un país agroexportador. El despido y las reducciones de jornadas, el aumento de los servicios y la desvalorización del salario serán la variable histórica de esta ideología de mercado.

La cuestión de fondo consiste en que el camino elegidopor la última Convención Nacional de Gualeguaychú, la UCR ha diliudo su identidad y perdido una parte sustancial de su representatividad. La búsqueda de resultados electorales la llevó a aceptar componendas que la vaciaron de contenido, extraviándola en rumbos ajenos y contrarios a su trayectoria histórica, siempre identificada con la causa popular.

Se ha dejado de lado que pertenecemos a la Socialdemocracia, que en su concreción, nada tiene que ver con lo que representa actualmente.

La ausencia de de un ideal, de una línea política inclusiva, del debate interno, del disenso sin descalificaciones ni exclusiones, han ensombrecido y desdibujado a la unión Cívica Radical.

Recuperar la identidad perdida es una tarea refundacional que debemos asumir, 130 años de revoluciones, abstenciones, derrotas y triunfos no pueden tirarse por la borda.

Alfonsín definió claramente los límites para ganar una elección: la derecha, librecambio o liberalismo.

Un partido con un presidente cuyo nombre sea ignorado y desconocido para la mayoría, cuya voz no se escuche, y que su principal actividad partidaria sea homenajear a Irigoyen en la Residencia de Olivos es una afrenta inaceptable.

Ha llegado el momento de abrazarnos todos los que sentimos este radicalismo, encontrar coincidencias, dejar de lado egoísmos, especulaciones electorales, a retomar el debate de ideas, a reencontrarnos del lado de la gente. Animarnos a levantar nuevamente las banderas que nos legaron Alem, Irigoyen, Illia y Alfonsín.

https://www.youtube.com/watch?v=J1Jix_f-7jQ&feature=youtu.be

https://www.youtube.com/watch?v=vU3IgVN8D7Y&feature=youtu.be