Se trata de Diego Cannestraci, el actual presidente de Bariloche Bureau. La intendencia estuvo durante siete años en manos de Damián Mujica que continuará como coordinador de los parques de toda la Patagonia.

El gobierno nacional decidió renovar la conducción del parque nacional Nahuel Huapi y designó como nuevo intendente al actual presidente de Bariloche Bureau, Diego Cannestraci.

El cargo estaba desde hace siete años en manos de Damián Mujica, quien continuará como coordinador de los parques de toda la Patagonia.

Al igual que su antecesores de las últimas dos décadas, Mujica es guardaparque de carrera. Una constante que ahora se rompe, con una designación de claro perfil político.

Pero Cannestraci lo relativizó. Dijo que “desde hace tiempo hay personal civil que conduce distintos parques en todo el país”. Señaló también que los guardaparques que ejercieron como intendentes en el último tiempo tampoco son concursados, sino designaciones “interinas” que se perpetuaron.

Reivindicó sus antecedentes en relación con el cargo y recordó que es guía de montaña, prestador de servicios turísticos, trabajó en el Club Andino Bariloche con programas deportivos y educativos, integró la comisión de auxilio y mantuvo vínculo estrecho con distintas áreas del parque nacional. También estudió Educación Física en la UNC, aunque no terminó la carrera.

Admitió que su nombramiento es una decisión política del directorio de la APN. “Pero yo no tengo participación partidaria -aclaró-. Desde mi posición, creo que me eligen más por una cuestión técnica que política”.

Cannestraci es actualmente el presidente de Bariloche Bureau, una asociación de empresas dedicadas a promover el turismo de convenciones.

El nuevo intendente del parque nacional eludió definirse como empresario, aunque tiene una agencia de turismo. “Me considero más un emprendedor, un trabajador, antes que un empresario -señaló-. Es mi posición desde lo filosófico”.

El parque Nahuel Huapi es el más grande, diversificado y complejo del sistema nacional de áreas protegidas. En los últimos meses Mujica había sufrido fuerte desgaste por los roces con las comunidades mapuche, especialmente con la que ocupó un predio en Mascardi, donde fue asesinado Rafael Nahuel.

La sede del parque tiene desde entonces custodia permanente de policía federal y fue blanco de escraches y piedrazos en varias manifestaciones mapuches.

Otro conflicto reciente que agitó las aguas en el parque nacional fue el de los combatientes de incendios, que protestaron por un recorte en las contrataciones.

Fuente: rionegro.com.ar