“Una Rioja Digna es posible “  

Interpretar la Política es un gran desafío sobretodo esa manera  de concebirla y llevarla a la práctica desde la más absoluta convicción, más allá de las circunstancias, de las coyunturas siempre me caractericé por la frontalidad y la más absoluta creencia en la política como instrumento de cambio para la vida de la gente.-

Sigo convencida de esto, es mi  premisa pero también creo que en ese proceso hay obstáculos insoslayables que no podemos descartar sobre todo cuando las maneras son inescrupulosas  y se aceptan con una facilidad desconcertante como  la pseudo-hegemonia  de personajes de la política que sólo entorpecen y confunden la construcción de la política desde el sentido común y el respeto por la militancia y la reemplazan por  el abuso de poder y la falta de respeto a la institucionalidad.-

En ese camino se hace duro entrar en una contienda donde los códigos son diferentes.

Los códigos de pensar y hacer la política, en un escenario donde sólo aparece la destrucción del adversario que no  cumple las órdenes del autoritarismo de turno a veces hacer un paso al costado no es ser derrotado.

Es comprender que algunas circunstancias  requieren una pausa necesaria para ser retomada en otro momento. Un objetivo, un sueño de provincia que seguirá perseverando para materializarse en otras circunstancias.-

Nuestra militancia está orgullosa de cómo fuimos recibidos en cada hogar de la capital y del interior. De las coincidencias con aquellos que quieren “construir futuro” y para lograrlo  seguiremos sumando  ideas y voluntades.-

Seguir trabajando por los riojano/as en el Senado fue y es un objetivo loable y de gran responsabilidad. Pero como siempre digo, nuestro trabajo no culmina en ese ejercicio.-

Agradezco  profundamente la responsabilidad delegada y que pude corresponder durante mi gestión y siempre, con aciertos y errores,  el objetivo fue defender un proyecto de provincia que incluyera  los intereses de los riojanos/as  sin distinción de ningún tipo.-Y es lo que seguiremos defendiendo  a pesar de algunos detractores de las viejas formas de la política.-

Comprender los ciclos en la construcción de la política, también es reconocer que los “renunciamientos” no son derrotas  son oportunidades  para reflexionar y tomar un nuevo envión.-

De eso se trata la madurez política, no contagiarse de lo que destruye o difama sino ir paso a paso respetando los tiempos necesarios “para seguir andando”.-

Gracias a mis comprovincianos que confiaron (y lo siguen haciendo) en que una Rioja Digna es posible!.-

TERE LUNA