Cerdo de los Llanos cumple 11 años desarrollando y atendiendo toda la cadena de producción porcina realizada netamente en los llanos riojanos. En la ocasión, su presidenta, Laura Vergara, habló sobre los inicios de esta empresa que, con el paso de los años, y la incorporación de nuevas tecnologías y mano de obra local, se consolidó a nivel nacional, siendo seleccionada entre las 12 empresas más importantes de Argentina.

La empresa fue inaugurada el 27 de mayo de 2011, comenzando como una pequeña entidad productiva que contaba con un plantel conformado por 20 personas. Su avance fue exponencial, hasta llegar hoy a 168 trabajadores y trabajadoras, de los cuales 5 se incorporaron en este último mes.
“El comienzo fue totalmente inesperado, donde todo nos sorprendía. Fue difícil y complejo en un principio, con mucho por aprender, desde la adaptación de los animales a los galpones y de la gente a la producción de cría intensiva. Nuestra gente debía aprender a manejar equipos automatizados, tanto en alimentación como en ventilación”, expresó sobre los inicios de esta empresa. En cuanto a sus primeros pasos en la gestión, como la primera presidenta mujer de una S.A.U riojana, rememoró: “Comencé a involucrarme con los presupuestos productivos desde mi rol de veterinaria, a conocer cuánto se usaba de medicamentos, de alimento, qué materias primas eran mejores y convenían más por su costo-beneficio, a utilizar el sistema productivo para observar el impacto de los tratamientos que hacíamos. Fue importante conocer los costos de producción y como se refleja en los kilogramos producidos”, resaltó.
El personal de esta entidad comenzó de cero, formándose y capacitándose, llegando a consolidar la marca de Cerdo de los Llanos como la cadena de producción porcina más grande de la provincia. De esta manera, la empresa creció junto a sus trabajadores.

Desafíos y satisfacciones
Conformar una empresa que se destaque por la calidad de sus productos conlleva grandes desafíos a nivel institucional, sobre todo cuando el objetivo es liderar la producción de este rubro en toda la región del NOA.
“Fue complicado recabar la información, en el armado de registros fue difícil y era de suma importancia para la toma de decisiones. Tener la información en tiempo real sigue siendo un acto muy importante en la actualidad también”, consideró Vergara, y continuó: “Por otro lado el desafío sigue siendo entrar en las 10 mejores granjas por sus resultados productivos, ya que engordar cerdos en La Rioja es en sí un desafío por los costos de fletes, por el desarrollo de proveedores, por las condiciones climáticas, por la infraestructura y servicios que la producción demanda”.
En este punto, la referente de la empresa anunció que el próximo mes comienza a parir la producción del crecimiento de las nuevas 600 madres que se sumaron a la granja, teniendo un total de 3100 animales reproductores, tratándose de un hito histórico alcanzado por la entidad productiva, dado que esto les permitirá entrar al mercado en noviembre con una producción de más de 2 mil capones semanales de 115 kilogramos, superando el millón de kilogramos de carne mensuales. “Llevar adelante una empresa estatal con altos niveles de eficiencia es un desafío permanente”, expresó.
En cuanto a las satisfacciones, indicó que son muchas las realizaciones a nivel empresarial, remarcando que “hacer que se hable de Cerdo de los Llanos a nivel nacional por sus productos y calidad es un logro alcanzado muy importante. Que seamos tenidos en cuenta entre las granjas más grandes del país por nuestro nivel de producción también es muy satisfactorio”.
A nivel interno, consideró que, alcanzar el desarrollo profesional de las y los colaboradores, es un gran logro del Área de Recursos Humanos de la empresa, que ya comenzó también con la preparación del nuevo personal para la granja de Ulapes, departamento General San Martín, que está muy pronta a inaugurarse.
“El último sueño alcanzado es haber podido acceder a un financiamiento bancario para el crecimiento de la empresa, un paso más en 600 madres y un gran desafío en el frigorífico actual, de poder faenar todos los días, que esto no era posible por la falta de capacidad de enfriamiento”, detalló.

Objetivos a corto y mediano plazo
En la actualidad, la firma tiene sus instalaciones productivas en Chepes, departamento Rosario Vera Peñaloza, y cuenta con cuatro unidades de negocios; animales vivos de la granja de la empresa; medias reses, cuya unidad productiva es el frigorífico; cortes al por mayor realizados en la fábrica de embutidos y cortes; y los locales comerciales ubicados en la Capital de la provincia, donde los y las clientes pueden acceder a toda la oferta en sus distintas variedades y presentaciones.
Siguiendo esta línea, Vergara indicó que una de las metas al corto plazo es “poder faenar y comercializar todo lo producido como carne y no como animales en pie; de la mano con poner en marcha una línea de producción de nuevos productos congelados con una marca propia”, adelantó, y culminó a modo de reflexión: “Para continuar con los objetivos alcanzados, renovamos nuestros sueños de trascender y hacer crecer a la región de la mano de la producción de cerdo, generando puestos de trabajo, desarrollo local, industrializando las materias primas que producen y al mismo tiempo garantizar el abastecimiento de carne no solo a la provincia sino a la región con un precio justo, sin las especulaciones financieras”, finalizó.