Las autoridades chinas llamaron a la población a almacenar alimentos ante un incremento de casos de covid-19 detectados en varias ciudades del norte del país que activan las alarmas y hacen temer nuevos rebrotes. Un aviso publicado en la web del ministerio de Comercio invita a “los hogares a asegurarse el aprovisionamiento de productos de primera necesidad para hacer frente a las necesidades cotidianas y a casos de urgencia”.

Las autoridades solicitaron además a los comercios y cadenas de suministro que faciliten el abastecimiento de alimentos, se facilite la producción agrícola, se vigilen las reservas de carne y verduras y se mantengan los precios de los productos agrícolas.

Uno de los voceros de la Comisión Nacional de Sanidad, Mi Feng, calificó la situación de “grave y compleja”, con una “alta proporción de casos graves” entre los pacientes diagnosticados con coronavirus. Según Mi, la situación se está desarrollando “rápidamente” y está afectando especialmente a personas mayores de 60 años.

A tres meses de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing, el gobierno quiere evitar una expansión del virus y tomó medidas radicales tras la aparición de brotes esporádicos al norte del país. Al menos seis millones de personas fueron confinadas, especialmente en la ciudad de Lanzhou. El número de casos, sin embargo, es muy bajo comparado con otros países: el martes se registraron apenas 71 nuevas infecciones.