Una carta firmada por 50 sanitarios de toda Francia demandó al Gobierno francés que postergue el regreso al colegio, cuya vuelta se prevé para el día 3 de enero de 2022, debido a que la nueva oleada de covid agrave “el aumento inédito” del síndrome inflamatorio multisistémico entre los más jóvenes.

La misiva, publicada en el Jornal de Dimanche (JDD), pretende influir en la reunión del Consejo Sanitario y en el Consejo de Ministros que se celebran este lunes 27 y que tienen como fin tomar nuevas medidas que sirvan para frenar la explosión de contaminaciones, que ya superan las 100.000 diarias en pleno auge de variante Ómicron.

El pedido de los médicos por las clases en Francia

Los 50 profesionales de la salud, entre los que figuran pediatras, especialistas en uci, generalistas, infectólogos, enfermeros o profesores universitarios, alertaron que desde noviembre más de 300.000 de niños y adolescentes han resultado contagiados.

Como resultado, las hospitalizaciones de niños superan las de las oleadas precedentes, con más de 800 de menos de 10 años, mientras la de las de adolescentes se sitúan en las 300, “cifras que no dejan de crecer”.

Los sanitarios alertan a una “oleada inédita” de menores afectados por el síndrome inflamatorio multisistémico asociado a coronavirus, caracterizado por cuadros de fiebre, síntomas digestivos y alteraciones cardiovasculares y considerado la primera causa del ingreso de los menores en ucis.

“El último estudio del equipo dirigido por Vittoria Colizza (directora de investigación del INSERM y especialista en modelado de enfermedades infecciosas) estima que el virus circula más en las escuelas que en el resto de sectores”, apunta la carta.

Los profesionales de la salud reconocen “el papel indiscutible de la escuela”, pero critican al Ministerio de Educación por no haber hecho lo suficiente para “frenar la epidemia en las escuelas”, como la falta de filtros de aire o una campaña de test “eficaz”.

Los signatarios de la iniciativa demandan al Ejecutivo poner en marcha las herramientas de la educación a distancia hasta que los indicadores de contaminación “regresen a los límites considerados seguros por las autoridades sanitarias”