“Absuelven a Milani y condenan a Sanguinetti a 14 años por el caso Agapito Ledo”, fue la noticia de este viernes. Hay una profunda indignación. Absoluta impunidad. Lo de Sanguinetti, otra burla, “con domiciliaria”.

Estamos asistiendo al final de los juicios por crímenes de lesa humanidad y con la complicidad de todos los componentes del área política.

Corren voces que vinculan las absoluciones de Milani (en La Rioja y Tucumán), a “acuerdos” concertados entre cúpulas.

Reclamamos una profunda autocrítica de los sectores que han ignorado las denuncias pre-existentes contra Milani, de Alfredo Olivera, en La Rioja año 1979, que dio lugar a que el juez Federal Roberto Catalán, citara a César Milani, como imputado.

Un juez, Falcuchi, durante la primera impune “absolución” a César Milani, expulsó de la sala a una Madre de Plaza de Mayo, en el primer juicio en La Rioja (el que impulsara valientemente Alfredo Olivera).

Hoy esta misma Madre, que engendrara a un joven patriota y antiimperialista llamado Alberto Agapito Ledo, siente profundo dolor e indignación porque la Justicia impune de Argentina, se ha tomado un nuevo desquite. Los viejos decadentes y torturadores, como Sanguinetti, son condenados con “domiciliarias”; el juez fascista Roberto Catalán, quien asistía a las sesiones de tortura de las personas a quién debía garantizar su integridad, está liberado por Falcuchi.

No pasará mucho tiempo hasta que la justicia popular coloque nuevamente en el banquillo de los acusados, a todos los “milani”. No le alcanzará con el coro de adláteres, que hoy ironizan con un Milani haciendo la “V” de la Victoria.

Milani seguirá haciendo su juego, descalificándonos como “izquierda fundamentalista” y “funcionales a la derecha”. No podrá ocultar que mataron, torturaron, desaparecieron, arrojando compañeras y compañeros desde los vuelos de la muerte. Nada ha cambiado, y Milani persigue y perseguirá a quienes creemos que otro mundo es posible.

Alberto Agapito Ledo, NO ha indultado a sus verdugos. Y César Milani lo sabe.
Marcela Ledo, la Madre de Plaza de Mayo con su bastón y sus 89 años, seguirá caminando las noches de todos los “falcuchis” y todos los “milani”.

Alberto Agapito Ledo, ¡Hasta la Victoria, Siempre!

Rogelio De Leonardi, Sec. Gral. de AMP y Sec. DDHH de CTERA