En Washington fue bienvenido el cambio de gabinete por el peso del tigrense y la relación con EEUU.
En Estados Unidos cayó bien la designación de Sergio Massa como nuevo superministro de Economía, Producción y Agriculturra.

Tanto en el Departamento de Estado, que es la cancillería del gobierno norteamericano, como en el Fondo Monetario Internacional hicieron llegar su beneplácito por el ingreso del presidente de la Cámara de Diputados al gabinete nacional, confiaron a LPO fuentes del Gobierno.
Por el peso específico de Massa en el Frente de Todos, la relación de años con Washington y la necesidad de cumplir con el programa acordado con el Fondo, la noticia cayó bien pese a la turbulencia que vive el Gobierno que cambió de ministro de Economía dos veces en menos de un mes.

La designación de Massa, de histórica buena relación con Washington, logró amortiguar la desprolijidad del Gobierno que envió a Silvina Batakis a presentarse ante el FMI y el Tesoro de EEUU para definir su salida cuando estaba arriba en el avión de regreso a Buenos Aires.