El histórico primer museo suramericano dedicado al guerrillero argentino-cubano Ernesto Che Guevara, asentado hoy en el barrio Caballito, tendrá desde el 1 de mayo nuevo hogar en Guandacol, en la provincia argentina La Rioja.

 

Por: Maylín Vidal

(Prensa Latina)

Con 78 años, más de la mitad de ellos dedicado a una intensa labor de solidaridad con Cuba, Eladio González (Toto), quien junto a su esposa Irene inauguró el único museo existente del Che en Buenos Aires, contó a Prensa Latina que decidieron pasar el mando a unos grandes amigos que se encargarán de este acto de amor que construyeron en octubre de 1993.

Llegó el momento en que nuestros amigos Ricardo Vilar y Marisin, responsables de la revista Aldabón, se encarguen de esta tarea, ahora en La Rioja, expresó Toto.

Incansable luchador por Cuba junto a su esposa, resaltó que viajarán hasta en Jarillas (Guandacol), donde el venidero 1 de mayo, Día de los Trabajadores, quedará inaugurado el nuevo local.

El sitio fue levantado gracias a la labor de manos solidarias en los últimos meses, quienes construyeron una especie de local parecido a los tradicionales bohíos cubanos.

Por razones económicas, el Museo del Che tuvo que cerrar años atrás y desde entonces hasta ahora Toto e Irene exhibían en Rojas 129, dentro de su negocio de antigüedades, las piezas del Museo, entre ellos un Che a tamaño natural.

Ese mismo Che, escultura realizada por Carlos Baños y que estuvo durante años en el Museo, viajó en estos días hacia La Rioja.

Toto relató a Prensa Latina que por el camino de mil 300 kilómetros que separan a esta capital del Guandacol, muchos curiosos se acercaban para observar la imponente escultura, esa que quedó inmortalizada por muchos visitantes extranjeros que acudieron al Museo, entre ellos personalidades como el escritor mexicano Paco Ignacio Taibo II

Aunque casi la mitad de las piezas fueron donadas a las Madres de Plaza de Mayo y descansan en el primer piso del ECuNHi, en la otrora Escuela Mecánica de la Armada, la otra parte estará en Guandacol.

Se trata de fotografías, libros, documentos, numismática, pinturas, cartas originales y dos pertenencias del Che, entre ellos un portafolio.

«Estamos felices y sé que el Ché lo estará también porque apreciaba lo humilde», dice con la voz quebrada Toto, quien señaló que su ahora nuevo director (Ricardo) espera que el museo sea una unificación entre Bolivia, Cuba y La Rioja