Ayer viernes a la siestita nos juntamos a rallar pilas de choclos y pelar zapallo bien colorido.

El mate recorrió el mesón de trabajo con la compartida y el encuentro.

Contamos lo hondo, emotivo y popular del traslado de la imagen del Cristo de la hermandad.

Fue un camino de pueblo, con un Via crucis bien con ” los pies en la tierra” reflejando los rostros humanos y riojanos de las crucifixiones de la injusticia y la desigualdad, que como dice Cristina, no es causa de la naturaleza, ni de la voluntad Divina, sino consecuencia de decisiones politicas o la falta de ellas.

Fué un camino muy sentido y muy vivido.

El dia sábado fué la cocinada, a toda ” llama” y alegría.

Ver ese tinkunaco sabroso de zapallo y choclo, de salcita con color y un quesito de remate.

Después lo más lindo, compartirlo, pensar y hacer vida que la Patria es el Otro, en la solidaridad y en el compromiso politico por una Patria justa, libre y soberana.

Felices Pascuas, que es la certeza, que el amor militante de Jesús y quiénes abrazan a lo largo de la historia, la causa de un mundo nuevo y justo, no lo vence la persecución y la muerte violenta de lxs verdugos, sino que resucita en la lucha y la esperanza, siempre, siempre.