Damares Alves señaló como prioridades para su gestión proteger la familia tradicional, la primera infancia y luchar por un Brasil “sin aborto”.

La nueva ministra de Mujer, Familia y Derechos Humanos de Brasil, Damares Alves, señaló como prioridades para su gestión proteger la familia tradicional, la primera infancia y luchar por un Brasil “sin aborto”.

Abogada y contraria al aborto, Alves declaró durante su discurso oficial que “el Estado es laico, pero esta ministra es terriblemente cristiana”, siendo interrumpida por aplausos de los asistentes al acto.

La nueva ministra afirma tener, sin embargo, una buena relación con los movimientos de personas Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT), enfrentados con el presidente Bolsonaro debido a su discurso contra la ideología de género y el adoctrinamiento LGTBita.

La guerra contra la ideología de género es uno de los caballos de batalla de Bolsonaro y su equipo de gobierno, tal como el propio presidente evidenció en su discurso de investidura.

“Vamos a unir al pueblo, a valorar la familia, respetar las religiones y nuestras tradiciones judeo-cristianas, combatir la ideología de género, conservando nuestros valores”, afirmó.

“Brasil volverá a ser un país libre de amarras ideológicas”, añadió.

Alves se desempeñaba como asesora de un frente parlamentario evangelista y del senador Magno Malta, uno de los impulsores de la candidatura presidencial de Bolsonaro y, como ella, pastor de una iglesia de esa religión.

Junto a Tereza Cristina da Costa Dias, es una de las dos únicas mujeres del nuevo gabinete de 22 ministros, donde siete de ellos son militares.

Fuente: La Resistencia