POR Delfor ” Pocho” Brizuela

Es la decisión del Gobierno Nacional, de redireccionar partidas presupuestarias, sacándolas de su destino especifico original, en Educación, Ciencia y Tecnología y pasándolas a engrosar el presupuesto de Seguridad Interior.

En español básico, esto es reducción y ajuste para la educación, la ciencia y la tecnologia y, aumento y soltura, para el financiamiento del control social y la represión.

Esta es la triste realidad, consecuencia de un Paradigma económico, social y politico, antipopular, que limita derechos, baja salarios, desmantela el Estado garante y presente y resuelve la crisis social con autoritarismo coercitivo y represión, afectando seriamente la primacia de la libertad ciudadana como un bien fundamental de la democracia.

Bien, la libertad, que va de la mano de la Educación. Decia un pedagógo latinoamericano: ” La Educación como práctica de la libertad”, cuestión tan cierta e imprescindible, como el aire que respiramos. O aquella frase acuñada popularmente:”La educación nos hace libres” y permite que la libertad no sea mera posibilidad, sino concreción histórica y subjetiva para todxs.

Justo en el día del maestro, este anuncio gubernamental, es un brindis amargo con destino de oscuridad y tragedia y no de luz y libertad. ¡Qué pena!