Al consumar el 18 de abril del 2022, la intervención al Consejo de la Magistratura, aplicando una ley ya derogada, colocando ilegitimamente a su presidente en el sillón de mando del Consejo de la Magistratura, el golpe institucional se ha cumplido.

Esta claro que esta Corte, no falla, ni administra justicia, que son sus funciones constitucionales y republicanas.

Ha decidido autocráticamente gobernar y legislar, por lo tanto desobedecer la Constitución, malversar sus funciones propias y usurpar la de los otros Poderes del Estado.

La Corte ha declarado la guerra a la República, a la democracia y a la Patria.

Este crimen incruento, pero mortal para la institucionalidad, es un crimen de lesa Patria, que debe ser juzgado y condenado en un juicio politico a las miembros de la Corte Suprema en el Congreso de la Nación. Será Justicia

 

Agrupación La 20 en el Frente Transversal