En democracia cada uno puede opinar de acuerdo a su concepción e interpretación, que está siempre impregnada del lugar desde dónde mira la vida y qué intereses representa y defiende.

 

Con motivo de conmemorarse el 24 de marzo, fecha oscura, triste y trágica de nuestra historia, el dia de la Memoria, la Verdad y la Justicia, el diputado libertario Martin Menem irrumpió diciéndo, que hay que tener memoria completa y, a los crimenes de la dictadura, poner en igual consideración, los cometidos por la subversión.

 

Inmediatamente relacioné esta opinión del diputado, con los que a todo le ponen un pero para frenar, obstaculizar, negar y dejar las cosas en suspenso con la tipica neutralidad de los tibios e indolentes.

 

Pero también lo relacioné con la lógica y mirada de los opresores, que para negar y limpiar a los verdugos del pueblo, encuentran el atajo de los dos demonios.

 

A lo largo de la historia pasó eso, y en la interpretación histórica también. De ese modo todo está justificado para favorecer a los de siempre, a los poderosos, a los dictadores, a los vendepatria, a los patrones, a los genocidas.

 

Asi dijeron de los pueblos originarios frente a la invasión conquistadora.

La conquista mató, violó, robó, pero los originarios hacian lo mismo con otros pueblos. Con ese discurso se pretende lavar la cara del genocidio del Terrorismo de Estado conquistador.

 

También pasó con las luchas federales y especialmente la guerra de policia planificada por Mitre contra los caudillos, como el Chacho y Varela, calificándolos de bandidos, delincuentes y matones. Así se avalaba el Terrorismo

de Estado Mitrista, descalificándo y estigmatizándo a las montoneras y sus caudillos. De ese modo, sútil y perverso, negaban el verdadero genocidio de nuestros pueblos ejecutado por los Coroneles de Mitre.

 

Hoy la actitud politica Negacionista se viste de verdad completa, que no es otra cosa que la verdad- su verdad- de los que hicieron, planearon y ejecutaron el golpe criminal de la dictadura civico-militar-eclesiástica del Estado Terrorista en la Argentina.

 

Por eso, escuchar que un diputado, en la misma linea de los poderosos, de los neoliberales, de los que inundan redes de discursos de odio y fascistas, de los nostálgicos de un pais para pocos, de los oligarcas e inquisidores, reivindique la teoria de los dos demonios y la de la guerra sucia, pintada de verdad completa, es la mentira Negacionista.

 

Desde los que abrazamos el Estado Democrático como posibilidad de protagonismo popular, repudiamos los dichos del diputado Martin Menem y esperamos un repudio aleccionador de la propia Cámara de Diputados provincial, porque negar el Terrorismo de Estado con el falso recurso de la Verdad completa, es negar la misma Democracia y sus instituciones, como la propia función Legislativa.

 

La 20