Desde ayer la empresa Confecciones Riojanas comenzó a enviar los telegramas de despido. Son 80 operarios, casi la totalidad de la planta, los que fueron cesanteados, debido a la caída en las ventas durante 2 años consecutivos y la suba de los costos fijos, que hizo que la empresa no pueda sostener la producción.

El delegado provincial del gremio FONIVA, Gustavo Castro,en declaraciones a Radio La Red sostuvo que “este jueves nos dimos con la lamentable noticia de que la empresa decidió despedir a 80 trabajadores, es casi toda la planta de la fábrica. Hoy empezaron a llegar los telegramas”, informó Castro.

Agregó que “la firma viene con problemas desde hace dos años. En ese lapso afrontamos suspensiones, reducción horaria y todo esto es a consecuencia de la situación económica que vive el país. Hay una caída del consumo y eso se traduce en una baja en las ventas”, señaló.

Ante la lamentable pérdida de la fuente laboral, el gremio Foniva espera obtener el 100% en el pago de las indemnizaciones de los 80 operarios despedidos, según lo estipula la Ley.