En el marco de la 16° sesión ordinaria de la Legislatura Provincial, la diputada Provincial Lourdes Ortíz destacó la propuesta histórica del Poder Ejecutivo de incorporar como miembros del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja, a la Dra. Gabriela Asís y la Dra. Karina Becerra.

En ese sentido, manifestó que “quiero poner en valor la propuesta realizada por el ejecutivo provincial de dos mujeres juezas por primera vez en la historia del Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de La Rioja. Además, quiero vincular este acontecimiento con una consiga que fuerte y claramente ha dispuesto el movimiento de mujeres y diversidades, y es la reforma judicial desde una perspectiva feminista qué implica analizar todo el sistema de administración de justicia, removiendo patrones socioculturales y estereotipos que están inmersos en la cultura de los decisores del poder judicial”.

Asimismo, indicó que “conformar la función judicial en términos de género es importante, pero también es importante cómo trabajan y resuelven los conflictos y situaciones a su cargo, tanto varones como mujeres, porque todas las personas tienen la obligación de administrar justicia sin prejuicios de género ni de clases”.

 

 

Seguidamente, depósito su confianza en estas dos mujeres y expresó que “conforme lo manifiesta la Dra. María Soledad Ginari, vocal del Tribunal Superior de Justicia de Neuquén y secretaria de AMJA, tienen la obligación convencional, constitucional, legal y social de pensar y resolver con perspectiva de género y diversidad”.

 

 

A la vez, hizo hincapié en la paridad de género en las funciones del Estado y dijo que “no debe ser simplemente una consiga numérica debe ser elementalmente una consiga sustancial, determinante que impacte directamente en la reparación de asimetrías históricas, no seguir actuando con neutralidad cuando asumimos un compromiso individual y colectivo por la justicia de género y en la construcción de una vida libre de violencias y discriminaciones”.

 

 

Finalmente, resaltó que “debemos seguir trabajando por un abordaje integral en donde el sistema judicial sea parte de una intervención más compleja, porque no debemos caer en la consideración de que con más punitivismo resolvemos estructuras históricas de poder entre los géneros, los feminismos, las mujeres estamos pensando desde nuestra cotidianidad la definición de justicia y es pensar de esa manera el rol del estado, como un ente que a la vez que garantice las políticas públicas de prevención, también asuma respuestas reparadoras de las injusticias y los daños. De esta manera la justicia aleccionara la violencia machista y dejará de disciplinar nuestros pensamientos, nuestros cuerpos, nuestra sexualidad, nuestra autonomía y desarrollo”.