“Tenemos que poner sobre la mesa el desastre que nos dejó el Gobierno de Cambiemos, porque vamos a tener que pagar durante muchísimo años con el esfuerzo de los trabajadores y las trabajadoras de varias generaciones” la deuda del macrismo, dijo en el Congreso Nacional del Frente Grande.

“Habiendo hecho semejante daño Macri no puede volver a gobernar la Argentina porque va a seguir haciendo daño”, expresó el ministro del Interior.

El Gobierno comienza una semana clave que terminará con la segunda foto del presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, juntos en Plaza de Mayo. La primera había sido el 10 de diciembre de 2019, cuando asumieron el gobierno. Más allá de esa importante muestra de unidad, dentro del Frente de Todos continúan los debates acerca del funcionamiento del espacio. Mientras que algunos sectores incentivan las discusiones, otros, como La Cámpora, intentan bajarle el tono, sobre todo de cara al cierre del acuerdo con el FMI, que permitirá encarar de otra forma los dos años de gestión que le quedan al Gobierno de Fernández. “Cuando el campo nacional y popular se dividió, ganó la derecha”, expresó el ministro del Interior, Eduardo de Pedro.

Durante esta semana el oficialismo deberá atender dos temas importantes ante la cercanía de fin de año y ante la nueva situación sanitaria con la aparición en la región de la variante Ómicron. Por un lado, está pendiente definir si se implementará o no el bono para los jubilados que adelantó la titular de Anses, Fernanda Raverta, y por otro, se deberá oficializar la implementación del pase sanitario para hacer obligatoria la aplicación de las dos dosis de la vacuna contra el covid si se quiere ingresar a lugares masivos o recreativos. Desde La Cámpora hacen hincapié en la necesidad de atender estas cuestiones y otras de gestión, y no darle demasiada centralidad a las discusiones internas.

Otros sectores, sin embargo, insisten en poner el debate sobre la mesa. A la cabeza de esta discusión está el espacio que se autodenomina “peronismo territorial” –grupo que nuclea a algunos gobernadores, intendentes del conurbano y la CGT– que pide la implementación de una mesa de debate para la toma de decisiones y reclama que en 2023 haya PASO dentro del FdT. El massismo se sumó a ese pedido de forma oficial. El sábado, luego de una reunión que tuvo el Frente Renovador en la localidad de San Fernando, encabezada por el Presidente de la Cámara de Diputados y líder del espacio, Sergio Massa, reclamaron, entre otras cosas, “la constitución de la mesa política del FDT para preservar el equilibrio de la coalición y preparar el camino de ampliación del Frente rumbo al 2023”.

Desde La Cámpora, en tanto, opinan que todo debate debe darse puertas adentro, no en los medios de comunicación, y consideran innecesario pensar con tanta anticipación en lo que sucederá en 2023. En esa línea, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, este sábado durante el Congreso Nacional del Frente Grande en el que fue reelecto el intendente de Ensenada, Mario Secco, hizo un llamado a mantener la unidad y señaló que “les quiero decir y lo reafirmo permanentemente: los cargos son coyunturales, soy un militante y, cuando haya una discusión entre el palacio y la calle, siempre voy a estar en la calle”.

El líder de La Cámpora y presiente del bloque oficialista en la Cámara de Diputados, Máximo Kirchner, convocó a marcha del 10 de diciembre por el Día de la Democracia al decir que ese día “hay que reventar en serio la Plaza de Mayo”, y aprovechó la ocasión para mandar un mensaje hacia dentro del Frente: “la política se hace con la gente, no en los párrafos de un artículo de un medio de comunicación. Se hace con los vecinos y vecinas en las calles”, expresó.