En el marco de la misa de asunción de monseñor Enrique Martínez Ossola como obispo auxiliar de Santiago del Estero, un mensaje del papa Francisco sorprendió a todos los presentes en la Iglesia Catedral.

El Sumo Pontífice aprovechó la ocasión para enviar, a través de un video, un mensaje a todos los santiagueños. Allí, contó de sus pasos por la provincia, destacó la figura de la Mama Antula y del padre jesuita Alonso de Barzana, y mandó su “bendición” y su “cariño”.

En la grabación, en la que aparece junto a monseñor Vicente Bokalic, Francisco recordó: “Fui a Mailín cuando estaba enfermo el obispo, avisé que lo operaban ahí… hablé con el clero, los conocí, sobre todo en Mailín, al pueblo santiagueño. No me olvido”.

Y siguió: “Quisiera señalar dos cosas, porque la memoria es lo que le da consistencia a los pueblos; cuando los pueblos pierden la memoria, pierden la identidad”. En ese sentido remarcó que en Santiago “hay dos personas que han marcado a fuego”.

“Una la conocen bien por la reciente beatificación de la Mama Antula. Una mujer que tomó la antorcha de los ejercicios espirituales y predicó algo así como el cura Brochero. No era monja, no se equivoquen, era una mujer de Santiago, una mujer, una laica”, sostuvo el Papa, al tiempo que pidió que “recuperen la memoria de Mama Antula porque los va a inspirar en todo el trabajo que ustedes tienen”.

“Y la segundo figura, que está un poco olvidada, pero acá se está trabajando en la causa de beatificación, es el primer misionero del grupo de los primeros misioneros de Santiago, el padre Alonso de Barzana”, manifestó.

Asimismo, expresó que a ambos “hay que recuperar cada vez más como la identidad santiagueña, la primera diócesis de Argentina”.

Al finalizar, el máximo representante de la Iglesia Católica saludó a sus “queridos hermanos santiagueños”, a quien les dio su “bendición” y “cariño”. “Sigan adelante… y recen por mí para que pueda servir bien a la Iglesia. Que Dios los bendiga”.