Comunicado de la asamblea abierta de autoconvocados por la aparición con vida de Romina (integrada por compañeros, amigos y organizaciones sociales)

A cuatro días de su desaparición forzada, se sigue sin saber qué le pasó realmente a Romina Banega, una joven estudiante sufrió un secuestro el jueves pasado a las 21 hr, luego de sus clases en el profesorado, Alberto Mario Crulcich, ubicado entre calles Santa Fe e Hipólito Irigoyen. Se desconoce toda información acerca de quién lo hizo ni para qué la mantuvieron desaparecida durante 36 hs. Sin embargo, aún cuando la información oficial no circula, podemos dar por sentado que a Romina Banega se la llevaron las redes de trata y las fuerzas de seguridad no pudieron realmente ubicar su paradero después de haber sido vista por última vez subiendo a un taxi o remis que la llevaría a su casa a la que nunca llegó.
La familia actuó rápido y el movimiento de mujeres junto a los estudiantes no se quedaron de brazos cruzados, llevando adelante cortes y movilización en exigencia de su aparición con vida inmediata.

Desde esta asamblea reunida a pocas horas después de su aparición con vida, repudiamos los dichos del Ministro Alejandro Moriconi que revictimizó a Romina sosteniendo en sus declaraciones que “los padres tienen que saber cuáles son las actividades que hacen sus hijxs, adónde se encuentran, con quiénes realmente se relacionan y se vinculan. Quiénes son sus grupos de contención primarios, qué amigos realmente tienen, por dónde se desplazan” y además agregando en relación a la “seguridad” que: “es una responsabilidad de toda la sociedad, que parte desde el núcleo primario que es la familia”. Consideramos a esto un discurso aberrante que desvía totalmente la responsabilidad del estado a la hora de realmente garantizar nuestro derecho ciudadano de circular libremente sin peligros ni amenazas de acoso, abusos sexuales y secuestros para la explotación del cuerpo de las mujeres.
En esta sociedad somos constantemente acosadas y violentadas por el simple hecho de ser vistas como objetos sexuales y la realidad es que el problema no viene por como vestimos, por donde circulamos, a qué hora lo hacemos o con quién nos juntamos, sino por la falta de políticas que mejoren las condiciones de vida de las mujeres.

Un día antes del secuestro de Romina una estudiante del Profesorado Albino Sánchez Barros denunciaba públicamente que a la salida de clases un hombre la intentó llevar a la fuerza en una camioneta. Estas historias de “intentos” de secuestro, sumados a los hechos factibles de redes de trata en nuestra provincia como el caso de Peli Mercado (desaparecida hace 13 años) y tantas mujeres que han sido buscadas en los prostíbulos como Marita Veron y Yamila Cuello, nos alerta y nos empuja a movilizarnos de forma espontánea e inmediata ante la desaparición de Romina. Porque no son hechos aislados y porque no queremos ni una desaparecida más.

El gobierno de Sergio Casas quiere adjudicar a la policía la aparición de Romina y quiere negar de manera contundente, la solidaridad y la consciencia del pueblo riojano que colaboró con el pedido de búsqueda por parte de sus familiares y amigos. Repudiamos también que se haya designado al juez Barría como autoridad judicial al frente de la investigación del caso de Romina Banega porque fue uno de los nefastos defensores de Liliana Medina y de su hijo “Chenga” Gómez, imputados en la desaparición de Marita Veron por redes de trata y proxenetismo, pero además responsable de desestimar la causa contra Beder Herrera por abuso sexual, dejando libre también a violadores como José Siman, un hijo del poder. Y así podemos seguir nombrando muchos más casos en los que sus fallos dejan sentado el amparo recurrente hacia proxenetas, violentos y violadores. Es por esto que exigimos el apartamiento inmediato y definitivo de Barría en el caso de Romina.

Hacemos también un pedido extensivo a todos los medios de comunicación de informar con seriedad todas las novedades del caso y sobre todo no revictimizar a una sobreviviente como lo es Romina, desaparecida y secuestrada en la provincia de La Rioja para posiblemente ser prostituida y explotada sexualmente por proxenetas que existen gracias a la complicidad de la policía, como también del poder político y judicial.

Desde la asamblea de autoconvocadxs celebramos y vemos un cambio radical de conciencia de género en la sociedad, sobre todo en la juventud que ha sido quien a partir del corte de calle, volanteos, difusión por las redes sociales y la movilización, logró que hoy Romi esté de vuelta con su familia y con todos nosotros. Vamos a continuar apoyando a esta gran sobreviviente y a toda su familia y seguiremos en estado de alerta hasta que todos sepamos la verdad y los culpables sean juzgados y encarcelados.