Dos secretarias de la Diputada Nacional por FCR, Karina Molina, pegaron un portazo en la oficinas que la legisladora tiene en Buenos Aires. Según Fuentes Altamente Desconfiables, uno de los motivos de las secretarias privadas de Karina Molina, serían los bajos sueldos que perciben, teniendo en cuenta el alto costo de vida de Buenos Aires; pero la principal discrepancia con la diputada de FCR es que no pueden dar respuestas positivas a los riojanos que pasan diariamente por la oficina por requerimientos puntuales.

Según informan Fuentes Altamente Desconfiables, las secretarias, cansadas de decir que no, a pedidos de pasajes, medicamentos, entre otros decidieron regresar a La Rioja, desilusionadas del accionar de la diputada, que en lugar de ayudar a los riojanos desde su lugar en el Congreso y como  fuerza afín al Gobierno Nacional, se escuda detrás de las trabajadoras que tienen que dar la cara ante los legítimos requerimientos de riojanos en Buenos Aires que necesitan ayuda.

La actitud de Molina, es común a todos los representantes de FCR, que no dan soluciones y ni siquiera dan la cara ante los requerimientos.

Ampliaremos