https://www.youtube.com/watch?v=ifTClvOGyEg&feature=youtu.be

 

Ayer, la Justicia de San Juan levantó la suspensión de la minera operada por la Barrick Gold.

Manifestantes de la Asamblea Ciudadana “Jáchal No Se Toca” tomó la municipalidad de ese departamento del norte de San Juan y algunos asambleístas se encadenaron a las columnas. Protestan porque “se detectaron altos niveles de mercurio en los acuíferos tras los derrames en la mina Veladero”. Se oponen también a la reapertura dispuesta ayer por la Justicia.

Los militantes culparon a “los derrames de la mina Veladero”, que opera Barrick Gold por la presencia de metales pesados en los ríos y reclamaron “la urgente convocatoria del Comité de Emergencia para que evalúe la situación”. Saúl Ceballos, uno de los dirigentes de Jáchal No Se Toca, afirmó que los análisis “indican que hay mercurio en el acuífero subterráneo de la localidad de Mogna y altos niveles de ése metal en el Río Jáchal en la zona de Tamberías y Pampa Vieja”. El dirigente explicó que los análisis “los realizó la Universidad Nacional de Cuyo que por convenio monitorea esa cuenca todos los meses y remite un informe simultáneo a la Municipalidad y a la Asamblea.

Los asambleístas se instalaron en el municipio y cuatro mujeres se encadenaron en la explanada municipal, mientras que el edificio fue rodeado por fuerzas policiales. Ceballos contó que varios asambleístas están dentro de la municipalidad para tener un encuentro con el secretario de Gobierno, Máximo Páez. Según dijeron, el intendente Miguel Angel Vega no está en la ciudad.