El ex jefe del Ejército César Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani debía comparecer en el Juzgado Federal de La Rioja para prestar declaración indagatoria por asociación ilícita. La nueva citación al militar obedecía a que la fiscal Virginia Miguel Carmona amplió la imputación en la causa por los secuestros y torturas de Pedro Adán Olivera y su hijo Ramón Olivera, y por el secuestro y las torturas de Verónica Matta, pero la indagatoria se suspendió porque los abogados defensores del militar recusaron al Juez Daniel Herrera Piedrabuena “temor de parcialidad”.

Milani en la CarcelLa abogada defensora de Cesar Milani, Mariana Barbita, dijo que el planteo de recusación tiene el objetivo de suspender la ampliación de la indagatoria por asociación ilícita. “El pedido es un planteo de recusación que le pedimos al juez para que suspenda toda tipo de ampliación porque nosotros consideramos que se violó toda imparcialidad”, manifestó la letrada a medios radiales.

Ahora, suspendida la indagatoria, el juez federal deberá resolver, en las próximas horas si acepta o no la recusación. Una vez resuelto, la decisión se remitirá a la Cámara Federal de Córdoba, que tendrá la última palabra en si Herrera Piedrabuena debe ser apartado o no. Esto, sin dudas, demorará la resolución de la situación procesal de Milani, que se encuentra detenido en el Servicio Penitenciario Provincial desde el 17 de febrero pasado.

Pedido de ampliación de indagatoria

El llamado a indagatoria fue firmado por el titular del Juzgado Federal de La Rioja, Daniel Herrera Piedrabuena.

La fiscal Miguel Carmona amplió la acusación contra Milani “en razón de advertir que no se encuentra completa la imputación de los delitos que han sido intimados a su respecto, y que se desprende de la descripción contenida en el requerimiento de instrucción”. En el escrito la representante del Ministerio Público recordó que el resto de los imputados en esta causa fueron condenados por asociación ilícita el año pasado. Sobre ese fallo, Miguel Carmona sostuvo que “lo que primeramente aparece como incontrovertible es que el funcionamiento del mecanismo represivo llevado a cabo en la provincia de La Rioja fue el producto de un acuerdo de voluntades realizado entre un considerable número de agentes estatales de diversas jerarquías que se asoció ilícitamente con el propósito de llevar adelante un objetivo criminal constituido por la persecución, aprehensión, cautiverio, tortura y eliminación física de personas.”