No fue un juicio fácil considerando los años que pasaron desde que ocurrió el crimen, pero finalmente ayer se dictó sentencia por el crimen de Celestina Oropeza, ocurrido hace 13 años en la localidad de Nonogasta. El único imputado, Raimundo Ochova, fue absuelto por “duda insuperable” de culpa y cargo por la muerte de la joven. Ochova estuvo detenido durante tres años por esta causa y ayer recuperó  su libertad.

Raimundo Ochova estaba acusado de ser el autor del homicidio pero, en los alegatos de la fiscal Analía Alcaraz, pidió que sea considerado como “partícipe necesario”; pero finalmente se hizo lugar al pedido de la  defensa que solicitaba la absolución del imputado Ochova, por considerar que no había elementos para probar su culpabilidad.

El asesinato de Celestina

Cabe recordar el caso, que en mayo de 2005 a la localidad de Nonogasta.  Celestina Oropeza fue asesinada y su cuerpo fue encontrado unos días después en un canal de riego. 13 años después se reanudó el juicio con contradicciones en los careos y pedido de nuevas imputaciones.

Por el crimen, hay un imputado  Raimundo Ochova, de 70 años, que estuvo prófugo de la Justicia por diez años y fue capturado en límite de Argentina y Bolivia en el 2015. Desde su defensa, sostienen que Ochova es un “perejil” y emiten duras críticas al proceso de instrucción de la causa, que determinó que su defendido llegara como acusado al juicio.

La familia de Celestina Oropeza, sostiene que Alberto Guevara, ex pareja de la joven tuvo alguna participación en el aunque nunca fue imputado; sólo fue llamado a declarar como testigo de la causa.