“Es patética, incluso cínica, la actitud silenciosa de los diputados nacionales Karina Molina y Héctor Olivares,  del ministro de defensa de la Nación Julio Martínez como así también de la diputada provincial Inés Brizuela y Doria respecto al constante desguace del parque industrial de La Rioja.

El tendal de trabajadores industriales despedidos, va quedando en el camino discursivo con ínfulas republicanas que alguna vez la Alianza PRO UCR de La Rioja supo vociferar. Pero estos políticos no se dieron por aludidos, ni siquiera cuando un grupo de trabajadores despedidos textiles o gráficos se constituyeron recientemente en la sede del PRO y luego en la del centenario partido.

Y es que la política del avestruz es la preferida de estos políticos de moda. Mientras el parque industrial es golpeado y desguazado por la acción combinada del cinismo del gobierno nacional y la globalización financiera con sus efectos devastadores de desocupación y angustia en las familias del este de la ciudad de La Rioja, predominantemente industrial.

La angustia y la zozobra se enseñorean en las mesas de esos hogares, ante la inminencia del telegrama de despido. Desde la otra Rioja, esa de los empleados públicos todavía no se dimensiona la gravedad de los acontecimientos que se suceden despiadadamente.

Quizá los empleados públicos y de comercio, puedan entender la gravedad de los hechos: cientos de puestos de trabajo genuinos de producción están siendo desguazados. Porque quienes parecen no entender definitivamente, son aquellos personajes de la Alianza Cambiemos PRO UCR antes mencionados, cuando su gobierno pontifica que “ahora nos abrimos al mundo” permitiendo las importaciones en forma indiscriminada.

Destruyendo una vez más las economías regionales, en particular La Rioja. A ellos les llegará todo el tronar del escarmiento, cuando el pueblo en las calles, les pase factura. Y quizá a mí me salven “estos versos que digo”.

Frente Grande La Rioja